BARCELONAUTES / PERE FERRER – CONSEJERO DELEGADO DE FREIXENET «TIENDAS TANNIC»

Las marcas de alimentación quieren estar cada vez más cerca de sus clientes. Freixenet es una de ellas, y por ello la firma vitivinícola ha decidido dar el salto a las calles: abrirá tiendas en grandes ciudades para comercializar sus productos. Los establecimientos se llaman Tannic, y el primero de ellos fue inaugurado ayer en Barcelona.

«Es un espacio de divulgación y conocimiento, además de un punto de encuentro para los amantes del enoturismo, la enología y el mundo del vino en general», aseguró en la presentación del espacio Pedro Ferrer, consejero delegado de Freixenet e impulsor de este proyecto. «El nombre está inspirado en los taninos del vino que se encuentran en los pellejos y en las semillas de la uva, responsables de añadir complejidad al producto final y aportar elementos beneficiosos para la salud», agregó.

Tannic by Freixenet, su primer espacio gastronómico fuera de las cavas de Sant Sadurní d’Anoia (Alt Penedès), está situado en el número 41 del paseo barcelonés Sant Joan Bosco (en el barrio de Sarrià). Cuenta con 90 metros cuadrados donde se pueden adquirir y degustar más de 150 referencias de productos de las 21 bodegas del grupo -vinos, cavas, champanes- que están repartidas por tres continentes, además de diversos productos gurmet (caviar Nacarii, queso Dehesa de los Llanos, jamón 5J, chocolate Amatller…). La compañía ha invertido 250.000 euros en el espacio gastronómico, en el que espera facturar unos 100.000 euros en sus primeros 12 meses de vida.

Tannic organizará de forma periódica catas y maridajes, presentaciones de productos, talleres y actividades asociadas al mundo del vino y a todo el entorno cultural que lo rodea, pues además del espacio de venta, cuenta con una zona privada en el piso superior.

Expansión

«Queremos explicar al mundo nuestra esencia», explicó Ferrer. Por ello, el plan de la compañía es abrir más establecimientos Tannic: en marzo analizará el mercado y, si las previsiones se cumplen, apostarán por abrir otra tienda en Barcelona («en una zona más turística», avanzó Ferrer). Además, planean dar el salto a Palma de Mallorca y Madrid, explicó el directivo. «Por soñar, también nos gustaría abrir en Londres, París y Nueva York», completó el responsable.

El principal productor de cava del mundo también aseguró en la inauguración que encara con «optimismo» esta campaña navideña, con la previsión de mejorar sus ventas ligeramente y alcanzar un beneficio de más de 10 millones de euros este 2014.

Deja un comentario