BARCELONAUTES PROMOSERVEIS / CAMPAÑA “TURISMO DE TAILANDIA, EL PAIS DE LA SONRISA”

El valle del río Mekong ya estaba habitado hace diez mil años, los primeros agricultores del mundo y tal vez los primeros que trabajaron el metal hablaban una forma primitiva de Thai y vivían en el territorio que hoy ocupa Tailandia. El arroz se cultivaba en las zonas de Ban Chiang y Ban Prasat, en el nordeste, hacia el año 4.000 a.C. La cultura de Ban Chiang conoció la metalurgia del bronce antes del año 3000 a.C….

Desde entonces y hasta hoy la historia del país de la sonrisa ha pasado por diferentes periodos, unos más prósperos y otros en los que sufrieron importantes y sangrientas invasiones.

Quizá fue el Periodo Ayutthaya, el más próspero y el que marcaría, sin duda, el futuro del país.

Ayutthaya fue una de las ciudades más grandes y ricas de Asia, debido en gran medida a su próspero puerto marítimo. El Reino mantuvo una sucesión monárquica ininterrumpida de 400 años, con 34 reinados. Tanto portugueses como holandeses, ingleses, daneses y franceses establecieron embajada en la ciudad. A mediados del s. XVI Ayutthaya cayó bajo el dominio de los birmanos, pero los thais recuperaron el control a finales del mismo siglo. En 1690, el londinense Engelbert Campfer proclamó: “Entre las naciones asiáticas, el Reino de Siam es el más grande. La magnificencia de la corte de Ayutthaya es incomparable”.

En 1765, la riqueza de Ayutthaya atrae, de nuevo, la atención de los birmanos, cuyo asedio la reduce a escombros. En 1769 el general Phraya Taksin reúne a los ejércitos Thai, consigue expulsar a los birmanos y se proclama rey, trasladando la capital a Thonburi. Sus constantes desavenencias con sus ministros provocaron su destitución.

1782 alumbró un nuevo rey, el también general Chao Phraya Chakri, iniciándose con él una de las dinastías más famosas, la Chakri. Trasladó la capital a Bangkok.

El Rey Mongkut, más conocido como Rama IV sube al trono e inicia un período de reformas entablando relaciones diplomáticas con Europa.

Por iniciativa de un grupo de estudiantes thais que vivían en París, se organiza en 1932 una revolución contra la monarquía absoluta de Siam, el resultado llevó a la creación de una monarquía constitucional según el modelo británico.

Fue en 1939 cuando el nombre oficial del país, Siam, se cambió por el de Tailandia (práthêt thai). Práthêt proviene del sánscrito pradesha que significa “país”, thai, posee la acepción de “libre”.

Del 1941 a 1945 el ejército japonés ocupa zonas de Tailandia hasta que es derrotado al término de la Segunda Guerra Mundial. Precisamente este periodo de ocupación inspiró una de las películas más famosas ganadora de un Oscar “El Puente sobre el río Kwai”, ¿Quién no ha tarareado alguna vez aquella pegadiza melodía…?

1946 es el año en el que sube al trono el actual Rey Rama IX y llega al poder el primer gobierno tailandés elegido democráticamente iniciándose con él un largo periodo de cambios, de cierta inestabilidad, en el que se suceden una y otra vez intentos de golpe de estado, intrigas y conspiraciones; la juventud, como en todos los países, siempre en vanguardia, promoverá mejoras, aperturas y sobre todo la lucha constante de mantener y asentar la monarquía constitucional y la libertad.

Rama IX ha sido, y es sin duda, un Rey que por muchos motivos ha marcado decisiones clave en momentos muy importantes, tanto el pasado como el presente y sin duda el futuro, no en vano es el decano de los monarcas en el mundo con más de 60 años en el trono.

Entre 1991 y 1992 un golpe militar sitúa al general Suchinda en el poder. Tras los enfrentamientos callejeros entre los manifestantes que pedían la dimisión del general y los militares, Rama IX interviene y restaura la democracia.

En un proceso de recuperación se encontraba el país cuando el 26 de diciembre de 2004 un tsunami asola la costa tailandesa de Andamán… este desastre provocó no solo una gran inversión a la hora de reconstruir las zonas afectadas, sino también un gran esfuerzo tanto por parte de las autoridades como del pueblo en general para lograr esa reconstrucción en un tiempo record.

Un año después todo el pueblo tailandés logró trasmitir al mundo entero el mensaje: lo hemos conseguido, las zonas afectadas están totalmente recuperadas.

Hoy la normalidad es total, el turismo ha vuelto a elegir Tailandia como destino vacacional y esto sin duda es el mejor indicativo y la mejor recompensa al esfuerzo realizado.

Deja un comentario