BARCELONAUTES / ISABEL COIXET, JAVIER CAMARA (RODAJE AYER NO TERMINA NUNCA)

Isabel Coixet pensó en Javier Cámara y Candela Peña para escribir el guion de Ayer no termina nunca, la historia de una pareja que tras unos años de separación se reencuentra en la España del 2017, un futuro casi inmediato del que, sin querer dar más pistas, la realizadora no prevé nada halagüeño. En un descanso del rodaje de la película, que se desarrolla en Igualada (Barcelona) desde el pasado 18 de septiembre, la directora catalana, acompañada de los dos actores, ha subrayado que quería abordar «la situación que estamos viviendo como país» y a dónde podría llegar analizando simplemente los titulares de las últimas semanas. Quería decir: ¡Hey, si seguimos así creo que esto es lo que puede pasar! «No quería dejar pasar este momento sin decir algo sobre este momento. No es una tesis doctoral, no es que tenga una solución, pero al menos, decir: ¡Hey, creo que si seguimos así esto es lo que puede pasar», señala sin profundizar en el argumento. Como vehículo para hablar del «aquí y del ahora» elige la historia de esa pareja y su diferente forma de afrontar la realidad: ella, con un punto idealista que le hace quedarse en el país; él, «más práctico y quizás lúcido», que opta por irse a vivir cinco años a Colonia (Alemania). Para la directora, Cámara -con quien trabajó en La vida secreta de las palabras- y Peña -una «tipa» con la que había hecho un pequeño anuncio y cuyo nombre guardó en la recámara para más adelante- ofrecen una «evidencia» como pareja, una compatibilidad química que supieron ya reflejar en la cinta Torremolinos 73 (2003), de Pablo Berger, la última vez que trabajaron juntos. Coixet recuerda que tenía tan claro el reparto que desde el principio los personajes se llamaban J (Javier) y C (Candela). «El 90% de la película son ellos», señala la realizadora, que pudo comprobar la «confianza ciega» que los dos actores tenían en el proyecto cuando dieron el «sí» sin haber leído un guion del que ha procurado mantener el máximo secreto. No obstante, ofrece alguna pista al asegurar que será una especie de vuelta al mundo de Mi vida sin mí. «La pareja protagonista sirve para explorar el universo en general y analizar dos formas de mirar el mundo y lidiar con el pasado», resume la directora a la que le encantaría rodar «una comedia loca, que es lo más difícil de hacer», pero a quien inevitablemente le sale más la vena dramática. Me encantaría rodar una comedia loca, que es lo más difícil «Es lo que me tira, qué le vamos a hacer», se resigna. Para Cámara, Ayer no termina nunca es una «película necesaria», no sólo porque el rodaje esté teniendo para él un punto catártico, sino porque le ha facilitado el reencuentro con Peña diez años después. «Yo tampoco imagino a otras dos personas para estos personajes», ha señalado el actor.

Deja un comentario